Actualmente en México existen créditos hechos a la medida de las personas; se necesita hacer una comparación para encontrar el mejor.

Por Salomón Rodríguez.

Sin ninguna duda, uno de los objetivos financieros de la mayoría de los mexicanos es comprarse un automóvil que le ayude a desplazarse en la ciudad donde reside, y para lograrlo algunos recurren a una herramienta como el crédito para estrenar coche; no obstante, en el mercado existe otra figura que vale la pena considerar.

“Arrendar significa tener el uso y goce de un bien, en este caso de un vehículo, a cambio de una renta mensual, la renta del coche puede incluir algunos servicios que necesita el auto, esto puede ser el seguro, mantenimientos, como la asistencia vial o legal, también el rastreo satelital; existen empresas arrendadoras que le ofrecen únicamente sólo el auto”, confirmó el director comercial de TIP México, Mauricio Medina.

El directivo de la compañía de arrendamiento y administración de equipos de transporte señaló que uno de los beneficios de rentar un vehículo es que el pago mensual es significativamente más bajo que la mensualidad de un crédito automotriz. Además recordó que las personas no realizan un desembolso inicial fuerte para adquirir el vehículo, ya que sólo se le pide una o dos rentas como depósito.

“Otra de las ventajas que tiene este esquema es que puede mantener su vehículo o flota joven, ya que el auto lo está renovando frecuentemente, en promedio un arrendamiento en el mercado dura entre tres y cuatro años”, explicó Mauricio Medina.

Asimismo, indicó que lo anterior también ayuda al bolsillo de quienes ocupan este esquema, ya que al estar cada lapso cambiando auto; los costos de los mantenimientos se vuelven muy bajos.

Afirmó que quienes ocupan este modelo son personas físicas con activad empresarial y empresas (personas morales), ellos buscan los servicios a través de Internet o alguna agencia. Sin embargo, la gente común podría hacer uso de este esquema.

“El segundo beneficio grande que yo vería tendría que ver con la deducción de impuestos, (solamente para personas físicas con actividad empresarial y para las personas morales) se pueden deducir hoy en día hasta 6,000 pesos por auto más todos los servicios que conlleva el arrendamiento”, explicó.

El director comercial de TIP México explicó que una de las desventajas de este esquema es que si una persona decide quedarse con el auto que tiene rentado, es decir, comprárselo a la arrendadora, podría obtenerlo por un precio por arriba del valor del mercado. Lo conveniente, es que no se compre, que se siga renovando.

“La cultura en México es: quiero tener mi casa, quiero tener mi coche, quiero ser dueño de él. En el caso de la vivienda, estoy de acuerdo porque va ganando valor; sin embargo, para el vehículo se va devaluando, entonces no le conviene hacerse de un bien que va a perder valor”, confirmó.

Al adquirir un automóvil por medio de un crédito existen desventajas como lo es el enganche, “muchos de los consumidores que buscan un crédito en México son susceptibles al pago inicial (aproximadamente es 20% del total del vehículo), en el arrendamiento se estima que sólo es 5 por ciento”.

Siguiendo con los contras que puede tener un financiamiento son el pago por apertura y el cobro de intereses por el monto financiado.

Es importante, que cada opción se considere de acuerdo a las necesidades, operación y flujo de efectivo de la empresa, ya que la intención de un vehículo o camión debe ser brindar una herramienta más para el crecimiento de la empresa y no ser un gasto que lo frene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.