El 96% de los líderes en América Latina* emprendieron iniciativas de reducción de costos como impulsor del crecimiento al iniciar este año y continuarán durante 2019.

En el ambiente actual de negocios a nivel mundial, está surgiendo un nuevo escenario competitivo que se enfoca en tres impulsores estratégicos que actúan a la vez: crecimiento, costo y liquidez.

Ahorrar para crecer, este enfoque considera costo y crecimiento al mismo tiempo, refleja una mentalidad de “ahorrar para crecer”, las organizaciones usan sus ahorros en costos como un impulsor estratégico, para poder financiar sus esfuerzos de crecimiento sin sacrificar su rentabilidad. Esta postura impera actualmente a nivel mundial.

Desde la perspectiva de incremento de rentabilidad, hay diversas estrategias de control de costos, una de ellas es la estrategia de desinversión.

La desinversión de aquellos negocios o bienes menos rentables para convertirlos en activos estratégicos. La desinversión de un negocio no sólo puede ayudar a mejorar la eficiencia o rentabilidad de una empresa, sino que también puede materializar activos fiscales, disminuir riesgos, y obtener un apalancamiento financiero eficiente.

También ofrece la oportunidad de tener mayor capital para invertir en innovación o en talento humano, lo que permite agregar más valor a la empresa a mediano y largo plazo.

TIP México señala que una opción inteligente para desinvertir en un negocio en México es el arrendamiento; las empresas en potencial crecimiento están dejando de invertir, por ejemplo en su flota de autos; es decir, sí los adquieren, pero en lugar de comprarlos los usan mediante esquemas Leasing, y aprovechan la liquidez de efectivo que conlleva no adueñarse de de los autos, esto les permite que su capital sea invertido en otras operaciones y/o negocios de la empresa potenciando su crecimiento.  Además de obtener beneficios como:

  • Pago inicial más bajo que la compra,
  • Solución fuera de balance y sin apalancar su negocio,
  • Renovación constante de flota,
  • Reducción de pagos fiscales del 100% en servicios,
  • Eficiencia financiera en los pagos por concepto de arrendamiento.

La desinversión debe ser un movimiento empresarial que se adopte para un fin concreto, siempre bajo una planificación y objetivos específicos.

El objetivo de una desinversión estratégica y bien definida, es conseguir recursos que se destinarán a aquellas actividades económicas con una mayor expectativa de negocio generando valor para la empresa.

Con la alternativa Leasing vehicular, tú te dedicas a tu negocio y nosotros nos encargamos de tu flota de autos.

Otra razón más por la que #LeasingTIPesLoDeHoy.

Acércate a los Expertos en Leasing de TIP México.
* Primer reporte global de la encuesta bienal de costos de Deloitte. Diciembre 2017.

¿Requieres más información o una cotización?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.