Se trate de flotillas o autos particulares, el arrendamiento automotriz se está convirtiendo en una opción cada vez más atractiva, asequible y práctica para corporativos y compañías emergentes.

El leasing o arrendamiento presenta mayores y mejores ventajas de deducción frente al crédito o compra de contado. Continúa leyendo para conocer más.

Para empresas que requieren de flotillas o de un cierto número de unidades automotoras para su operación, adquirir varios vehículos puede representar un desembolso importante de capital; si bien existen diferentes modelos y dinámicas de financiamiento, no todas las compañías o personas pueden arriesgarse a comprometer sus recursos bajo estos esquemas.

El arrendamiento o leasing vehicular se ha popularizado en los últimos años, “El arrendamiento o leasing es la mejor alternativa hoy en día, pues evita que las empresas se descapitalicen, teniendo mayor flujo de efectivo con beneficios fiscales que generan grandes ahorros. Recurrir a esta práctica beneficia, además, a los empresarios que buscan obtener mayor valor por su dinero. También a aquellas compañías que requieren mantenerse a la vanguardia y estrenar un vehículo nuevo cada dos o tres años; lo que evidentemente mejora la imagen que proyecta la compañía y la seguridad que brinda a sus empleados”, acotó Mauricio Medina, Director Comercial de TIP México.

Con Arrendamiento Ahorras
Arrendamiento vs Compra de Autos Ejecutivos

¿En qué consiste?

Un símil para entender el funcionamiento del leasing vehicular son los planes de renta celular: dependiendo del equipo deseado se paga un importe, cada mes se abona una cantidad que cubre la renta del dispositivo y el uso de la red de telecomunicaciones, tras un plazo establecido es posible cambiar el modelo del teléfono por uno más reciente.

Al igual que con los smartphones, técnicamente el automóvil no es tuyo, pero el “enganche” y las mensualidades suelen ser menores que las de financiamiento y adicionalmente incluye otros servicios, como seguro o mantenimiento. Bajo este esquema, siempre se cuenta con un vehículo nuevo, al intercambiarlo por otro al cumplirse el lapso de contrato o alcanzar un tope de kilómetros recorridos.

A diferencia de adquirir un auto de manera definitiva, el arrendamiento te permite mantener el valor de tu inversión por más tiempo, ya que no posees un bien fijo que se devalúe con el tiempo, sino que reinviertes tu dinero según el modelo deseado. Además de que en México se tiene un  mayor beneficio de deducción, frente a la compra de crédito o contado.

Esta modalidad está disponible tanto para flotillas como para coches de uso particular, ofreciendo beneficios y facilidades para clientes empresariales. Puede suscribirse directamente con las compañías automotrices o a través de entidades dedicadas al financiamiento y arrendamiento automotriz.

Los requisitos para este tipo de contratos varían según la entidad emisora, sin embargo generalmente suele requerirse la siguiente documentación:

  • Identificación oficial
  • Comprobante de domicilio
  • Solicitud de crédito
  • Revisión de Buró
  • Comprobantes de ingresos o estados de cuenta
  • Ejercicio de declaraciones fiscales

Fuente: Entrepreneur por Karla Sofía Pacheco

¿Requieres más información o una cotización?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.